EMOCIÓN: DECISIÓN

Tags

, , , , ,

En la vida estamos tomando continuamente decisiones. Unas son sencillas y otras más complicadas pero todas importantes.

Todas deben ser tomada con el corazón, para nuestro bienestar y para perseguir nuestra felicidad.

Mis Sépoles hoy no entienden que este feliste (feliz y triste) por una decisión de una persona muy importante.

No entienden que llore a la vez que les digo que lloro de felicidad por una persona que ha decidido perseguir la suya.

Se que aunque estemos lejos, estamos cerca. Te quiero con locura. Se feliz y cuéntamelo.

Eres la mejor tía y lo sabes.

PD. seguro que no, pero, si algún día se te vacía la caja de besos avísame y vamos a llenarla.

Advertisements

LOS NIÑOS Y LOS BORRACHOS SIEMPRE DICEN LA VERDAD

Tags

,

unca imagine que  mi Sépoles mentiría de esta manera. Puedo presumir que ninguno de los dos suelen mentir pero esta tarde mi chico lo ha hecho como un bellaco.

Teníamos pendiente revisión en el higienista dental. Llamo por la mañana y me dan hora para esa tarde. Acepto sin pensarlo y vamos a la consulta.

Mi Sépoles se tumbó en la camilla y la dentista le pregunta…

Dentista: te habrás lavado los dientes todos los días???

Sépoles: si.

Dentista: tres veces al día???

Sépoles: si.

Dentista: hay nenes que dan vacaciones al cepillo de dientes en verano.

Sépoles: yo no.

Mientras, Sépola me miraba con cara de alucinada. Yo estaba aterrada de pensar que notara que si que habíamos dado vacaciones al cepillo en verano.

Por suerte, el cepillado de hacia una hora camufló el no cepillado del verano.

UNA DE IMAGINACIÓN

Tags

, , ,

Este verano está siendo intenso e insolvidable para mi. Tras año y medio en el trabajo y salud no tan estable y positivo como me hubiera gustado a nivel emocional, este año decidí cogerme en verano un tiempo sin sueldo y poder descansar durante unas seis semanas.

En este tiempo he podido hacer de todo con mis Sépoles y en esta ocasión lo que organizamos fue una biblioteca en casa.

Mis chicos hicieron los carnet y también un sello para poner en los libros al hacer los préstamos.

Por otro lado, Gran Séopoles y yo decidimos jugar a coger libros y devolver. Era muy gracioso cuando le pedíamos que nos aconsejara sobre los libros. Las ocurrencias para describir el libro eran graciosísimas.

Pasamos un rato agradable y afianzando una conducta que nos gusta que se realice durante el curso escolar debido a la importancia que le damos a la lectura.

EMOCIÓN: MIEDO

Tags

, ,

La verdad que me da “miedo” meter miedo a mis Sépoles, valga la redundancia. Yo soy bastante miedosa y me apura pensar que esos miedos se los paso y asi creo que estoy haciendo.  El miedo es algo involuntario que podemos tener en un momento dado y que incluso puedo que no sea fundado y que sea de algo imaginario, pero, ahí está molestándonos.

En relación a esta emoción quería dejar escrito un tema de este verano que le pasó a mi Sépola.
Tengo que reconocer que mis Sépoles son bastantes responsables y cuidadosos.  En verano sacaron de la biblioteca un libro y se le rompió una pagina a mi suegra. Mi hija al ver esto no quiso entrar a la biblioteca a devolverlos.

No le echamos mas sal pero a la semana siguiente que tuvimos que volver a coger mas libros, le dije de entrar y no quiso. Por mucho que le insistía que me acompañara, ella no quería alegando que tenía miedo porque la bibliotecaria le iba a reñir por romper el libro.

En ese momento comenzamos a darle argumentos de por qué estaba equivocada. Le indicamos que la bibliotecaria no le reñiría porque devolvimos el libro arreglado con un celo. Gran Sépole le dijo que la bibliotecaria le había dicho que entrara que no había problema porque no fue a propósito la rotura del libro.

Tras media hora en la puerta razonando contra un miedo infundado decidí entrar y sacarle una nota como que se la había escrito la bibliotecaria y que es la de la foto. Dio igual. Ni la leyó. Al final decidimos marcharnos.

 

A la semana, de nuevo volvimos a dejar los libros y mi sorpresa fue que, a pesar de decir todo el camino hacia la biblioteca que no iba a entrar, al llegar, no entró pero al rato dije yo que quería entrar al baño y entró conmigo.

Entramos, ella agarrada a mi mano tan fuerte que me estaba hasta haciendo daño.

Aproveché para saludar a las bibliotecarias que por suerte, me devolvieron el saludo a mi y a mi Sépola con una gran sonrisa. En ese momento notaba que a mano de mi Sépola se relajaba al igual que ella.

Finalmente este miedo lo hemos superado y pudimos pasar la mañana en la biblioteca. Estoy super orgullosa que lo superara porque el hecho de no querer entrar me producía gran tristeza. El dia que no conseguí que entrara me sentí super mal porque sentía que mi Sépola no confiaba en mi. Su padre insistía en que el miedo que tenía a que le riñeran era superior a la confianza que yo le podía ofrecer de que no le pasaría nada. A pesar de todo, fue muy frustrante para mi.

 

 

EMOCIÓN: CRUELDAD

Tags

, , ,

Como explicar esta emoción a mis Sépoles. A veces, un momento de la vida te vale como formación.

Tengo que reconocer que vosotros no sois casi crueles o no he visto yo situaciones de crueldad con mucha frecuencia. Este verano fuimos al Pola Par. Reconozco tener un sensor para valorar niñ@s. Hay niñ@s que cuando se les ve unos gestos en la cara, en el cuerpo, una manera de andar o de hablar a sus semejantes y padres se puede valorar como sería su puntuación en el crueldímetro.

En dicho parque de atracciones vi una niña que me llamó la atención por esto que escribo y no me equivoqué. Estábamos en los hinchables y de repente de uno de ellos sale mi Sépola llorando amargamente. Temblaba y le faltaba hasta incluso el aire del susto que llevaba en su cuerpo.  La abracé diciéndole que la queríamos y que ya no pasaba nada porque estábamos a su lado.  Cuando se tranquilizó nos contó que una niña le llamó en un hinchable y cuando ella fue le estiró del pelo y salió corriendo.

crueldad

En ese mismo momento supe que la niña que yo había visto antes y que le ponía una puntuación alta en el crueldímetro podría ser la que estiró del pelo a mi niña y asi fue.

En esos momentos me dan ganas de decir a mi Sépola que ella le pegue también pero, te detienes, cuentas hasta diez y le indicas que ya está todo pasado.