Tags

, , ,

Como todos los días reviso las mochilas de mis sépoles para ver que comunicados traen. Un día de este mes recibí uno que ponía que se les iba a vacunar en el colegio. La maestra se encargó de explicarlo a los niños que les iban a vacunar y en que consistía eso.

Mi Sépola se puso con la tablet a escribir vacuna en you tube y ver videos. Había de todos, desde un niño que parecía que le estaban matando, hasta el mas valiente que era incapaz de realizar ningún gesto o muestra de dolor.

Pues bien, decidí que no les iba a decir nada hasta que no fuera el día de autos y así fue. Martes 30 de mayo nos levantamos, nos vestimos y les digo que ese día les iban a vacunar. Muerte y destrucción… crisis en mi casa.

Los senté en mi cama y les pedí que cerraran los ojos y se imaginaran un momento fantástico para ellos. Al terminar les pregunto que han imaginado.

Mi Sepola pensó en abrir regalos en Reyes y mi Sépole en la familia. Entonces les dije, pues eso es lo que teneis que pensar cuando os vayan a VACUNAR HOY.

Vacunar hoy???? Mi Sépole le pareció genial la idea pero mi Sépola comenzó a llorar y gritar que no quería ir al colegio. La tuve que bajar en brazos. Al bajar hablamos con una amiguita que ya le habían vacunado pero no tenía consuelo. En esta circunstancia de angustia total la tuve que dejar en el cole. Fatallllll!!!!!

A la tarde este fue el resultado de la vacuna.

20170530_213140_wm

Habia un esparadrapo que daba miedo. Solo pensar que había que despegarlo del brazo estaba aterrada.

Mi Sépole decidió dejárselo quitar poco a poco pero mi Sépola se negaba en rotundo.

La primera noche, durmiendo le pedía a Gran Sépole que se lo intentara quitar pero no salió bien. Al día siguiente me dijo “mama, sabes que??, papa ha intentado quitarme la tirita esta noche durmiendo”. Me moría de risa. Me pidió que le prometiéramos que no se lo íbamos a quitar porque decía que se le caería durmiendo.

La segunda noche, estando las dos tumbadas en el sofá, cuando se durmió fui estirándole poco a poco hasta quitárselo. La metí a su cama a dormir y le dejé el esparadrapo con el algodón por la cama.

A la mañana siguiente lo primero que hizo fue mirarse el brazo y la cama y acto seguido me dijo. “ves mama… te dije que se me caería durmiendo”

VACUNAS SON AMORES

 

 

Advertisements