Ilusión es poca. Que ganas tenía de darnos esta escapada. Habíamos quedado con otros papas del cole de los Sépoles para irnos a unas casas rurales en Alcalá del Júcar para el puente de mayo.

El viernes que salíamos para alla lo hicimos con el coche nuevo que lo acabábamos de recoger. Ese dia que llegamos no salimos. Repartimos casas y habitaciones, ubicamos y orientamos a todos los niños que íbamos, 11 adultos vs 13 niños, cenamos y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente llovió pero no impidió para que saliéramos con los paraguas a dar un paseo por el pueblo. Fuimos a la isla artificial que hay, dimos de comer a los patos y nos volvimos a la casa. Esa tarde hicimos la gymkana que les preparé a todos los nanos que iban.

Unos juegos con una historia pirata para conseguir las chucherías de tesoro que llevábamos. Me llevé hasta un pañuelo pirata para cada uno de ellos.

Estas eran las pruebas e historia que preparé para todos y lo pasamos en grande.

Cuando acabábamos un juego tenían que pedir a los padres una pieza para hacer el puzzle de Alcalá del Júcar y poder asi conseguir el tesoro que lo tenía una de las mamás.

Fue una tarde entretenida que no quedó enturbiada a pesar de la lluvia.

20170429_205057_wmLa verdad que disfruté mucho, en parte, porque no enteraba de mis Sépoles.

Estaban todo el día en la calle o en sus cuarteles generales y no me hacían nada de caso.

Las niñas se crearon en una habitación de la primera casa el cuartel general donde se ocupaban de desordenar la habitación a tope y además de ponerse con una tablet a poner y quitar vestidos a una muñeca.

Los chicos, se hicieron su cuartel en otro cuarto pero duraban poco porque enseguida se iban a la calle a jugar con el balón.

Otro dia fuimos al pueblo, ya sin lluvia y con sol y subimos hasta el castillo. La subida y bajada fue con una cuerda y todos sujetos cantando. En este viaje se numeraban los niños a la voz de …. Y CUANDO EL CHORI DIGA…. A NUMERARSE, DEL REVES, EN INGLES, los nenes tenían que numerarse como el había pedido. Fue muy divertido.

En la explanda del castillo aprovechamos la cuerda que llevábamos para jugar un rato pero nos bajamos rápido porque se movió mucho aire.

También entramos a ver la famosa Cueva del Diablo donde los nanos pudieron estar jugando por la sala de la cueva y en el escenario.

20170429_230131_wmTodos el día, danzando y sin siesta daba jugar a esta fotografía.

Ya por la noche, el cuerpo no daba mas de si. Los poníamos a ver una película y luego cada uno recogía a su niño para llevarlo a dormir.

En esta foto, mi sépole esta durmiendo en el sofa pero de cintura para bajo está en el suelo.

Mi sépola al lado, estaba bien colocado en una esquina del sofá también completamente dormida.

 

El colofón fue dar el paseo en canoa por el Rio.  Tengo que reconocer que me dio un poco de miedo pero allá que fui. Al terminar el pase, mi Sépoles se atrevió a bañarse incluso en el frío río. Es un valiente. Mi sépola durante el pase que dio conmigo decidió ponerse de rodillas en la canoa, sentarse al contrario y jugársela para acabar en el río pero se libró.

La -ultima mañana que estuvimos también fue muy intensa. Estuvieron jugando a “Pies quietos”, a las sillas y a los Tigres.

Mi Sépole pidió a Gran Sépole que le hiciera un mapa de un club y así lo bautizó a una zona del complejo que había un par de sillas de plástico y un balancín lleno de robín.

En definitiva fue una gran ESCAPADA DE PUENTE.

 

 

 

Advertisements