Tags

Hay bolsos de verano, de invierno, mas deportivos, mas serios, de diario, de fin de semana y también bolso de madre.

Cuando tenemos hijos llevamos un bolso amarrado al carro donde hay de todo: toallitas, otra muda para los niños, galletas para urgencias, biberones, chupete de repuesto, el roll on para los golpes, paracetamol, pañales etccc. Durante este periodo, como madre, sigues llevando tu bolso tamaño normal con tus cosas de siempre: llaves, movil, cartera, clinex y poco mas.

Cuando los hijos crecen y ya no llevas carro es cuando llega el problema. Mi bolso en ese momento pasó de ser un bolso tamaño estándar a un petate de guerra y lo digo tanto por el tamaño como por las batallas que te permite ganar todo lo que llevas dentro. Que tienen hambre, tiene algo para darles, que se manchan tienes para limpiarles, que tiene sed, tienes agua, que se aburren, sacas algún juguete.

bolso-desordenadoEl otro día tuve que entrar a un juzgado y mientras yo pasaba por el arco, el guardia civil de la puerta me dijo que le dejara el bolso para verlo. Me salió del alma decirle “no te conviene meter la mano, es un bolso de madre”. Le salió una leve sonrisa y se asomó a ver lo que componía mi petate.

Mis bolsos tienen un sutil capa en la base del mismo de miguitas de galletas y alguna que otra galleta entera. Suelo llevar también muñecos de huevo kinder, papeles que querían tirar al suelo y al no haber papelera al final van al bolso, tambien llevo papeles “importantes” que nunca los coloco donde corresponde, una botella de agua por si tienen sed, papeles que envuelven chicles masticados, notas del colegio, cromos de futbol, anillos o collares de princesa, ganchitos y coleteros etc. A todo esto ahora se suman juguetes que se llevan  que pueden ser desde uno pequeño hasta un balón de futbol.

En definitiva, lo normal en UN BOLSO DE MADRE.

Advertisements