Tags

, , , , ,

Estas Pascuan han sido inolvidables. No hemos parado ni un segundo. Recuerdo cuando era joven que se llevaba el irse a un camping amigos y amigas a pasar los dias de pascua y estabas todo el día en la tienda, tumbado sin hacer nada. Como ha cambiado…..

Estas pascuas han sido intensísimas de entradas, salidas y sobre todo visitas.

Nada mas llegar a lIMG-20170424-WA0008_wma casa de Santa Pola, lo primero, en medio del comedor esta foto.

Haciendo memoria, recordamos Gran Sépoles y yo que era la parte proporcional de juguetes que se le mandó recoger a Sépola la última vez que estuvimos hacía unas tres semanas.

Tras recordarle que le corresponde recogerlo y que vamos a tener visitas y sería preferible que no lo vieran, mi Sépola decide recoger (tres semanas despues).

El día siguiente jueves Santo nos fuimos al campo con unos vecinos de la categoría de amigos a ponernos como “el tio kiko”. Almorzamos barbacoa y luego estuvimos pasando el día descansando y los nenes jugando hasta que hicimos una paella y pusimos en funcionamiento “la Ley del pobre, antes reventar que sobre”. Por la tarde ya nos fuimos a ducharnos y a descansar porque el día siguiente también teníamos visita.

El viernes la visita era familiar. Todos los años nos juntamos los tipris Richart, mi hermano y nosotros en casa de barbacoa. Este año con un nuevo componente, la pequeña Martina. Esa mañana comenzamos desayunando en la terracita (lujo total). Estuvimos haciendo tiempo pero los tipris tardaban en venir y mi Sépole solo hacía que ir hasta la esquina de la calle de los bungalows a ver si venían con una nota en la mano que decía “venir, venir”. Estaba desesperado porque viniera su primo Andrés y jugar. Al llegar, pasaron el día jugando los tres por la casa. A la tarde se marcharon y el juego siguió con los tio y el juego “Quien soy” que a juzgar por la foto, la tía Eva hizo trampa por la regañina que le cayó de parte de mio Sépola.

Sábado vinieron mis amigos con los niños (Amaya y Julia). Como sabíamos que vendrían tarde para comer, aprovechamos para hacer una gymkana por el monte.

20170417_103259_wm

Grán Sépole se fue a sacar al Deco e hizo un mapa diciendo donde escondía un tesoro (en realidad era un pegamento de barra pero es que no sabíamos que poner que si nos lo quitaran no pasara nada).

El mapa era real con las pistas colocadas por el: una flecha de piedras, una rota alta y un seto seco.

Fue bastante divertido ir por el monte a pasear y mientras divertirnos.

Al encontrar el tesoro fuimos a pasear por el monte y encontramos el “pais de la pestuza”. Pasando por un pasadizo de setos a los lados, llegábamos a una explanada en el descampado que se puede adivinar por el nombre que le pusimos a que olia.

Y llegamos al domingo, colofón. vinieron los amigos del cole. 9 adultos y 12 niños. Locura total pero divertida desde el principio. En esta ocasión fuimos a dar un paseo por el Clot del Galvany y luego comer al chinguirito de la urba una paella de La Pili. Nos encanta estar ahí porque nos permite comer tranquilos mientras los nenes juegan en la pista o por alrededor del chingui y los tenemos siempre a la vista.

A la tarde, después de estar merendando todos en casa salimos al parque y mi Sépole aprovechó que la mama de un amigo del Cole, de Diego, es entrenadora de porteros en el equipo femenino de nuestra localidad y le enseñó ejercicios para entrenar. Un día largo, intenso y en muy buena compañía pero con consecuencias: el estado de mi comedor con todos los juguetes por fuera de sus sitios (jijiji, me encanta)

Llegado el lunes teníamos dos opciones: descansar o seguir con el ritmo, y que decidimos???. Como dice la canción “que el ritmo no pare, no pare no…”. Nos bajamos a la playa. Estuvimos con la tierra, jugando partidos de futbol y hasta  jugamos a las carretillas en parejas para deleite del público que estaba esa mañana que pudieron ver como Gran Sépola y yo intentamos hacer la carretilla sin exito.

En definitiva, unas PASCUAS PASCUERAS que nada tuvieron que envidiar a las que tenía de joven donde solo hacía que comer y dormir. Disfrute máximo el que tuvimos.

Advertisements