Tags

, ,

Este fin de semana ha sido de mi sépola.

Ha sido un fin de semana intensivo, sin parar de actividades y disfrute. Pero el disfrute, tiene un precio y es agotamiento y que, cuando te quieres dar cuenta, ya es lunes de nuevo.

El sábado comimos en casa de la abuela con los primos y en seguimos nos marchamos al cine. Mi sépola quería ir al cine a ver Ballerina con sus amiguitas del cole. Pregunté a las mamis de las amigas de mi hija si querían venir y ante el silencio de respuesta decidí cambiar mi plan y decirles si dejaban a las nenas en el cine conmigo. Así fue cuando triunfé.

De esta manera nos juntamos en el cine cuatro nenas, mi sépola y yo.

 

Una película muy bonita aunque no me gustó el fondo de mentir para conseguir tu sueño. Quitando esto, la película es muy divertida y emotiva.

Al salir del cine, todas mis chicas salieron bailando sin parar. Se ponían de puntillas con el calzado que llevaban, levantaban los brazos y soñaban con bailar en el gran teatro donde lo hizo Ballerina. Que bonita es la niñez y la imaginación.

Al día siguiente, como mi sépola quiere apuntarse a gimnasia rítmica, fuimos a ver un torneo. Mi chica se sentó y ya no se movió. Solo hacía que aplaudir a las niñas que competían. Alucinaba con sus trajes de gimnasia, los brillos y esos moños repeinados con purpurina y hechos a la perfección.

Ni se movía alucinada viendo a las gimnastas y yo embobada viéndola a ella y sólo podía pensar al mirarla AY MI MUJERCITA.

Advertisements