Tags

, , ,

Reconozco que diariamente voy con prisas a todos los sitios y con ello, mis sépoles. Los niños, sufren daños colaterales de nuestro estrés. Lo padecen y se los transmitimos continuamente. Todas las actividades que realizo con ellos son muy activas y pocas son relajantes por lo que he decidido quitar el pie del acelerador y hacer alguna actividad mas pasiva.

Con la postura del loto hemos empezado hoy nuestro día. Hace unos días vi que daban un taller de yoga en familia y me apunté emocionada de probar esta actividad con mis sépoles.

Tras haber asistido yo a alguna clase de yoga, pensé que era casi imposible conseguir que mis sépoles lo hicieran.

UNA VEZ MAS, ME HAN SORPRENDIDO.

En ocasiones he leído sobre los beneficios del yoga en niños. Sólo con escribir beneficios del yoga en niños en un buscador te salen millones de páginas donde se describen muchos de ellos:

yogfA nivel motor está claro que se flexibilizan tanto músculos como articulaciones. También se consigue una buena higiene postural de la columna vertebral.

A nivel cognitivo, sobre todo es el desarrollo de la atención  y la concentración.

Se consigue también un gran control de la respiración y muchos mas beneficios.

Me gustaría compartir lo que yo considero que ha sido beneficioso para mis sépoles de esta sesión y que, como he dicho, me ha sorprendido gratamente.

Se han conseguido relajar cuando hemos pasado a estar tumbados con sus cabezas sobre mi barriga. También han tenido una gran inyección de motivación al ver que conseguían hacer todas las posturas (sobre todo la postura del árbol, que reconozco que me cuesta hasta mi). En todo momento han estado concentrados en lo que hacían y con una gran atención. Han podido comprobar la gran flexibilidad realizando ellos solos hasta la postura del loto cada vez que se pedía.

Hemos aprendido muchas posturas, todas sencillas y fáciles de recordar para los niños (la vaca, el gato, la casa, el elefante, el árbol etc).

fhfhfVeo importantísimo introducir este tipo de actividades relajantes en la vida de los niños para conseguir que estén mas tranquilos, que consigan canalizar su energía y saber controlarla y sobre todo para conseguir trabajar la atención y la concentración.

Me ha encantado la experiencia y estoy deseando que la repitan para apuntaros. Mientras tanto vamos a intentar hacerlas en casa.

A ellos también les ha gustado mucho, de hecho, nada mas salir de la clase me han dicho que les compre una esterilla para hacer yoga como la mia, asi que, parece, que esto promete.

Ahora, a pedirle a los reyes que les traiga su propia esterilla para poder seguir con esta actividad tan enriquecedora.

Agradecer a Ana que ha venido con nosotros y su sépole, tanto que hayan compartido con nosotros esta experiencia como las fotos que nos ha hecho.

 

 

 

Advertisements