Tags

, , , ,

Impresiona como todos los niños llegados una edad empiezan a tener miedo a miles de cosas y entre ellos a los monstruos, lobos, brujas…

Lógicamente son miedos, que yo como madre, la sociedad etc les infundamos sin darnos cuenta. ¿Como no van a tener miedo a los lobos cuando se comió a la abuela de Caperucita, cuando se comió seis cabritillos (menos mal que dejó el séptimo para pedir ayuda), cuando es capaz de tirar casas a bajo soplando…?

Si yo me creo que una persona es capaz de eso, también le tendría miedo.

Para mi es un error contarle este tipo de cuentos de antaño que producen estos miedos en los niños y aún mas, cuando, nos metemos en el papel, y hacemos hasta cambios de voces:

“ y en ese momento llegó el LOBO….. arggggg, con sus grandes dientes……”

y al decir la palabra LOBO ponemos voz tenebrosa que daría miedo a cualquiera.

Ya no es la palabra en sí sino el tono y la voz con la que la acompañamos. Estoy segura que si dijéramos:

“ y en ese momento llegó la MAMI….arggggg….” pensarían que es una “mami mala”.

Igual que los lobos, está el hombre del saco que viene si los niños no duermen y peor aún… la policía. Hay veces que se les dice “como hagas eso vendrá la policía”. De esto yo deduzco que la policía es mala y cuando el niño vaya a cruzar el paso de peatones que le lleva al colegio y vea al policía dirigiendo el tráfico, le va a dar los siete males.

IMG_20151026_150119 Pues bien, este trimestre en el colegio de mis sépoles están trabajando este tema. El no tener miedo a monstruos, fantasmas, brujas y derivados. Han pedido colaboración de los padres para trabajar los monstruos con los niños y así lo hemos hecho.

Hemos crado un monstruo con unas piezas que son como esponjas o corchos que al mojarlos se pegan perfectamente unos con otros para crear figuras y este ha sido el resultado.

Lo mejor, los nombres: Rosita el de mi sépola y Salvaamigos el de mi sépole.

IMG_20151019_231137Luego hemos hecho otros con una bola de corcho decorada mas rollo monstruo.

El de mi sépole tiene un solo ojo, sombrero y unos largos brazos y el de mi sépola tiene cuatro ojos, dos brazos pequeños y gordos. También le puso boca y labios (es algo difícil de entender, pero así lo ve ella).

Ha sido increíble trabajar esto porque, no solo hemos estado juntos haciéndolo y les ha encantado llevarlos al cole y presentárselo a sus compañeros, sino que, nos ha permitido ir hablando de los monstruos sin darle una connotación negativa sino de risa.

Tenemos pendiente ver alguna película de monstruos, vestirnos de Halloween y ver mas monstruos, brujas etc y sobre todo, como he leído por internet, combatirlos.

Tengo que reconocer que cuando empezaron con esto en el colegio, yo pensaba que había que decirles que los monstruos no existen etc etc. Hubo una charla en el colegio de un psicólogo que explicó que lo mejor era combatirlos y no decirles que no existen ya que, en estas edades, el niño no diferencia entre la verdad y la imaginación.

Cuando dijeron mis sépoles que miráramos bajo la cama a ver si había o no monstruos, me quedé loca, pero leyendo, veo que la literatura que hay para superar esto, aconseja que sea así como se les haga frente: combatiéndolos y no negándolos.

Por tanto, allí estaba, gran sépole asomándose a una cama y luego a otra.

Otro truco que aconsejan es decirle a los niños que se va a “hechizar” su cama para que los monstruos no puedan acercarse a ella o bien sacarlos del cuarto y echar un “Spray anti-monstruos” para eliminarlos, regalarle un “peluche guardaespaldas” o ponerle para dormir un “pijama anti-monstruos”.

Nosotros de momento solo hemos mirado debajo de la cama en alguna ocasión pero es que en mi casa es imposible que entren monstruos ya que tenemos al Deco que se los come todos (en fin…. Es otra alternativa).

Hace poco, cuando mi sépole quería venir a mi cama en la noche, me gritó desde la suya:

“ mamá, ¿esta la puerta cerrada” (la puerta de la calle esta entre su cuarto y el nuestro) y le contesté que si. Y el me pregunta de nuevo “¿y esta el deco? (el deco duerme en mi habitación o en el trozo de pasillo entre mi habitación y la de ellos). Y le digo si. En ese momento me dice “entonces voy”. Así fue como se atrevió a cruzar la casa a oscuras y desde entonces, va y viene sin problema porque tengo que reconocer que siguen viniendo a mi cama muchas noches a dormir con nosotros. Os enlazo aquí la entrada de Socorro…. me acosté con mi marido y me desperté con el por si alguien no la ha leído

Volviendo al tema de monstruos, seguimos intentando que los monstruos sean:

LOS MONSTRUOS, ESOS GRANDES DESCONOCIDOS.

Advertisements