Tags

, ,

PALBROTEANDO.

Cuatro años y medio cuidando el vocabulario en casa para que en cinco minutos (si llega) “unos niños mayores” enseñen a mis sépoles la gran variedad de palabrotas que existen en el mercado.

Hace unas semanas, fuimos con unos amigos a un parque gigante que hay en un camping. Estando allí, veo que mis sépoles y su amiga estaban en las escaleras de un tobogán y que no subían porque en ellas había sentados unos “niños mayores”.

Amablemente me acerco y les pido a “los niños mayores” si pueden dejar pasar a los niños pequeños. Amablemente ellos me contestan que si. Mis sépoles se suben, se tiran por el mega-tobogán y al llegar bajo mi sépole pasa por delante nuestro diciendo “hostia puta”.

AGRRRRRRRRR……………..CASI ME MUERO

Hacía más bulto las palabras que él. Decidimos, gran sépole y yo esperar.

IMG_20151022_183403

Vuelve a subir, vuelve a tirarse y vuelve a repetir las “palabras mágicas” o más bien las “palabras malditas”. Ahí ya no hubo espera. Gran sépole se fue para mi sépole y le dijo que no volviera a decir eso porque no estaba bien. Mi sépole se quedó cortado porque, lógicamente, no sabía ni que significaba y no se podía imaginar que iba a tener esa respuesta en su gran sépole.

Batalla salvada??? Pues no.

Al poco, mi sépola se agarra a una barandilla en lo alto de un tobogán y se deja echar hacia delante y dice: “papas mirarme, mirar la hostia puta”.

AGRRRRRRRRR……………..CASI ME MUERO POR SEGUNDA VEZ (es lo que tiene tener dos, que te mueres dos veces)

Gran sépole fue derecho a ella a cortar estas palabras.

Luego hablamos con ellos y les dijimos la importancia de no decir palabrotas y expresarse de otra manera y les preguntamos que de donde lo había aprendido y nos dijeron que lo estaban diciendo los “niños grandes del tobogán”.

Seguro que el día de mañana mis sépoles son “los niños grandes” para otra niños mas pequeños y no me gustaría que lo que le enseñaran fueran estas palabras.

Esto no ha quedado en una anécdota porque igual que mis sépoles han ampliado su vocabulario en palabrotas también lo han hecho sus compañeros del cole y hay muchos días que vienen con el cuento de…

“mamá, un compañero del cole ha dicho……”.

Advertisements