Tags

, ,

Cuantas veces le decimos a nuestros hijos “te vas a caer” y luego se cae  y le decimos “lo ves, te lo dije”. Es el Efecto Pigmalión pero en negativo.

En estos días, hay una compañía de seguros que esta publicitándose con este vídeo (aqui). Trata del Efecto Pigamalión y la importancia de las creencias y lo que le decimos a las personas.

Del video me quedo con esta frase: “corre, vuela, no te detengas. Y si te caes aquí estoy aquí para levantarte”

En estos días he tenidos dos casos relacionados con este tema.

Un dia, mi sépolo se le escapó un globo de helio en una habitación. Empezó a saltar pero no llegaba y yo continuamente le decia “vamos que si que llegas, vamos que eres capaz de cogerlo, puedes conseguirlo”. De repente, tras muchos saltos yo empecé a ver que no iba a ser capaz porque físicamente no llegaba a saltar lo necesario para agarrar el hilo del globo. Pero mi sépolo solo tenía en la cabeza que era capaz de cogerlo y entonces (aquí mi sorpresa) cogió una silla, se subió y lo cogió.  Probablemente si le hubiera dicho “no vas a llegar”, ni habría pensado en la alternativa de la silla.

El otro caso es con mi sépola. Hasta hace unas semanas se seguía haciendo pipí en el pañal por la noche. Me puse a leer y la literatura de este tema no se ponía de acuerdo en que edad el niño debería controlar. Llegué a un blog interesante que hablaba de la importancia de motivar al niño, de reforzarle y de trabajarla la creencia de que es capaz de controlar porque controla por el día y me puse a ello. Estuve durante un día hablando con mi sépola, diciéndole que es capaz de no hacerse pipí, que ella puede conseguirlo y demás frases motivadores y funcionó. Esa noche le quité el pañal y se levantó seca y así hasta hoy.

El otro dia paseando, en un puesto vi esta taza y tal y como reza en ella

NO DEJES QUE TE DIGAN QUE NO PUEDES HACERLO

 taza

Advertisements