Tags

,

Hoy he estado hablando con una amiga que es la que me ha permitido contar su historia para ejemplarizar una entrada que llevaba ya tiempo que quería escribir.

Se trata del uso de “eres” frente al del “estás” y no solo con niños sino con todo el mundo.

Me comentaba hoy, que el otro día estaban cenando con su hijo, un primor de niño que este año hará cuatro años. Ella le dijo que fuera terminando de cenar y él le comentó “mama es que soy lento”. Mi amiga le preguntó por qué y quién le decía esto y el niño le comento que era en el colegio.

La madre, aturdida, fue al colegio a hablar con la profesora que reconoció que si le decía que era lento a lo que la madre le pidió que no etiquetara a su hijo y que había diferentes alternativas para decir lo mismo sin etiquetarle como “intenta comer mas rápido”, “estas comiendo despacio” etc

Cuantas veces oímos por la calle, colegio, televisión etc una madre diciendo a su hijo “es que eres tonto” o decir a otras personas “es que mi hijo es mas tonto”… o “es mas malo”… o “es mas antipático”.

Al decirle una madre a su hijo “eres tonto” le estamos  diciendo exactamente esto  (que es tonto) y lo peor es  que se lo estamos diciendo, probablemente, la persona mas importante en su vida y por tanto se lo cree a pies juntillas.

Si le decimos eres malo, el niño estará convencido que es malo y por tanto se permitirá portarse mal porque el es así ya que se lo dice la gente, su madre etc

Cambiar el “eres” por el “estar” va a permitir decir lo mismo sin ponerle una etiqueta al niño. El término “estar” hace alusión a un momento puntual, a una situación, no califica sino que define un comportamiento en un momento concreto y no una cualidad o etiqueta para toda la vida.

“Eres tonto” se puede reemplazar por “estás haciendo una tontería”.

“Eres malo” por “te estás portando mal”

“Eres un despistado” por “te estas entreteniendo demasiado”

etc etc etc

Os invito, desde mi humilde opinión, a probarlo para conseguir que los niños no se sientan que son algo que no son porque un niño no es malo, ni tonto, ni despistado sino que en un momento del día se está portando mal, está haciendo una tontería o se ha entretenido con cualquier cosa.

ERES VS ESTÁS ¿Que prefieres? Yo prefiero el “estás” aunque tengo que reconocer que, en momentos de crisis con el niño, es más fácil que salga el “eres”. Eso si, sabiendo que es lo mejor para mi y mis hijos, me esfuerzo cada día para conseguirlo.

Advertisements