Tags

, , ,

Si, desde que los niños nacieron, hace ya 3 años y 9 meses, que no me había pasado lo que esta noche. Es un gran misterio lo ocurrido. Como cada noche nos fuimos los cuatro al sofá. Nos dormimos viendo la televisión y al despertarme le dije a mi marido: “nene vamos a dejar a estos a la cama” y así pasó. Los cogimos durmiendo del sofá, los llevamos a sus camas y nosotros nos acostamos en la nuestra. Todo parecía una noche normal hasta que esta mañana me despierta mi marido a despedirse ya que él se va mucho mas temprano que yo a trabajar.sueño

Al despertarme me doy cuenta que estoy boca bajo, en medio de la cama todo lo ancha que puedo estar, cayéndome la baba y a gusto como un arbusto. Deslizo las manos por el resto de cama y…. sorpresa ESTOY SOLA.

En ese momento he pensado que alguno estaría a punto de venir a mi cama pero no ha sido así. Ha sonado el despertador y cada uno estábamos en nuestra cama.

La única noche desde que nacieron que durmieron los dos en su cama. Se que algunos pensarán que lo he hecho mal, que no les he enseñado a dormir, que hay que ser mas firme etc etc etc. Todo el mundo se puede ahorrar este eterno debate y sobre todo el de “Duérmete niño vs dormir sin lágrimas”.

Respeto cada madre que viva el sueño de sus hijos como quiera o pueda. Me he leído ambos libros que nombro y por lo tanto creo que puedo hablar de primera mano diciendo que para nada soy partidario del método Estivil.

Si alguno de mis hijos me llama desde su cama, voy.

Si me llama de su cama y estoy cansada, le digo que venga el.

Si viene mi hijo, entra a la cama por la parte de su padre y a seguir durmiendo.

Si viene mi hija, entra por mi parte, se pone a mi lado y a seguir durmiendo.

Si viene el perro se queda a los pies de la cama y ya estamos todos juntos.

colecho-shrekSoy incapaz de dejarlos llorar porque aprendan a dormir etc. Creo mas importante cubrir su demanda de apego, de miedo o de simplemente querer estar junto a nosotros que enseñarle a dormir porque, por cierto, saben hacerlo ya que de no saber no les cogerían los ojeras en sus preciosas caras.

Volviendo al tema, llevo todo el día pensando el ritual que seguí ayer para hacerlo hoy igual y he llegado a la conclusión que hice lo de siempre y que por tanto esto no ha sido mas que una noche de suerte y que SOCORRO…. ME ACOSTÉ CON MI MARIDO Y ME DESPERTÉ CON EL no creo que vuelva a pasar en un largo periodo de tiempo.

Lo mejor es que no me importa, que soy feliz cuando vienen por la noche con nosotros, que me carga las pilas despertarme cada día y ver, lo primero, la cara de uno de mis mellis, feliz que sean ellos los que incluso me despierten y hasta que digan “mama no hagas ese ruido” refiriéndose a un ronquido jijiji.

Advertisements